video

Tratamientos de adicciones:


Además de la prevención universal conocida contra la drogodependencia, se debe ir promoviendo otras acciones, que bajo el modelo de reducción de riesgos, intenten acercarse a los adolescentes y jóvenes dentro de su contexto cultural, social y económico en que se mueven, fundamentalmente a través de estrategias de mediación. Deben existir programas de intervención breve para jóvenes consumidores de alcohol, como también a adolescentes normalizados, usuarios también de cannabis, que utilizan el alcohol en su tiempo de ocio como herramienta de socialización. Se sabe que la familia del adicto guarda un importante papel en el tratamiento de las adicciones, pero esa importancia aún es mayor cuando el paciente es un joven o un adolescente. Los adolescentes consumidores de drogas pueden convivir en un ambiente normalizado, como en una familia disfuncional, o como pasa en muchos casos carecer de una familia. Esta última situación, explica porqué la mayor prevalencia de adictos adolescentes ocurre en segmentos marginales que viven en exclusión social.
Es difícil abarcar un tema tan vasto como el tratamiento de la drogodependencia, ya que el arco que constituyen todos los tipos de adicciones es tan amplio y complejo, que es imposible que pueda existir una estrategia básica que se emplee contra las mismas. En los últimos años, especialmente una vez conocida la estructura del Genoma Humano, hubo aportes de la investigación científica, que aplicó los conocimientos derivados de la genómica y proteómica, en la investigación en neurociencias y los bancos de muestras biológicas.

Avences en el tratamiento de las adicciones
Los avances actuales en la psicobiología de las adicciones se centran en la neurobiología del alcohol, la metanfetamina y la neurobiología en la recaída de la adicción a opiáceos. Mientras los investigadores no concluyan con los estudios genómicos y psicobiológicos, en la actualidad el tratamiento de la drogodependencia se basan en medicamentos que actúan a nivel del Sistema Nervioso Central, entre otros: la gabapentina o topiramato en la adicción alcohólica, la mirtazapina en el tratamiento de alcohólicos, que a su vez consumen benzodiacepinas y en consumidores de cocaína, y la risperidona o la olanzapina en el tratamiento de la patología dual. A pesar que se describe el uso terapéutico del cannabis, hay que enfatizar que esta droga tiene importantes efectos sobre el sistema nervioso central (SNC). Dichos efectos son variados, como también son varios los síntomas físicos de ciertos pacientes con enfermedades terminales que puede aliviar esta sustancia. Todavía faltan años de investigación para que se pueda establecer cuales son lo límites de su utilización.

Tratamiento de la drogodependencia de Cannabis
El cannabis no provoca una dependencia física, lo cual no debe interpretarse que es una droga menor, ya que parece dependencia psicológica en consumidores crónicos. Esto se hace mas evidente cuando el adicto antes adoptar el hábito, presentaba un trastorno psíquico (depresión, ansiedad, etc.) y asocia que el abandono de la sustancia favorecerá la aparición del malestar emocional previo, que lo obliga a ser más dependiente.
Es importante destacar que la dependencia realmente es social, ya que la persona cree que sólo tendrá la sensación de felicidad cuando está en grupo y consume cannabis. Para superar una dependencia de este tipo, no es necesario el uso de psicofármacos sino sólo de psicoterapia, donde los objetivos serán:
1) Incrementar la percepción de la autoestima mediante el uso y aprendizaje de diversas técnicas y habilidades.
2) Planificación de estrategias para la vida, el trabajo, los estudios, la familia.
3) Obtener otras fuentes alternativas de estimulación, como amigos, ocio, deporte,
4) Tratar de desarrollar la capacidad de aprendizaje y memoria.
Los últimos estudios evidencian que bajo los efectos agudos de esta droga, existen problemas de atención y memoria, problemas psicomotores, así como síntomas psicóticos, si existe susceptibilidad de presentarlos por parte del paciente; sin embargo, no hay evidencia científica en efectos a largo plazo. Los principales efectos adversos, tras un consumo prolongado, serán problemas respiratorios, síndrome de dependencia del cannabis, y algunas formas sutiles de influencia sobre las funciones cognitivas (sobre la atención, concentración y memoria). Otros expertos manifestaron que el cannabis a largo plazo, produce la disminución de flujo sanguíneo cerebral.

Drogas


Definición
La Organización Mundial de la Salud da la siguiente definición de la droga también conocida como fármaco: " es toda sustancia química que introducida voluntariamente en el organismo de un sujeto, posee la propiedad de modificar las condiciones físicas o químicas de éste.

El descubrimiento de las drogas:
Es cierto que en un inicio, los descubrimientos de las drogas o fármacos que resultaron administrados (en algunos de ellos), se ignoraban sus efectos o repercusiones a mediano y a largo plazo; las subsiguientes investigaciones, junto con el tiempo, han permitido restringir y explicar sus efectos negativos o positivos, según sea el caso.
El uso y abuso de los fármacos, tiene una historia tan antigua como el hombre mismo. Los incas, mayas, egipcios, griegos y otros pueblos los han utilizado con fines religiosos, místicos, y para predecir el futuro; dichas culturas han tenido sus propias leyes; valiéndose de las plantas, fueron usuarios de los fármacos para reafirmar sus valores culturales. En cambio las sociedades modernas hacen uso de ellos muchas veces como una forma de rebelión, como una búsqueda de placer o como un escape de la realidad.

Tipos de dependencia que ocasionan las drogas:
Las drogas ocasionan dependencia física y emocional. Los consumidores pueden desarrollar una irresistible ansiedad por ciertas drogas, y sus cuerpos responder a la presencia de drogas de manera que los conduzcan a aumentar su consumo, se dice que la dependencia ocurre cuando una persona necesita el producto químico con regularidad para enfrentar los problemas que se presentan en su vida diaria.
La dependencia física es una adaptación o tolerancia de un organismo hacia una determinada droga; cuando esta se suspende, provoca trastorno físico y malestar, como es el Síndrome de Abstinencia (" la cruda o resaca" en la ingestión de alcohol).
La dependencia psíquica se manifiesta cuando una persona experimenta la necesidad de la droga que le va a producir satisfacción, placer o bien para evitar malestares, lo cual lo impulsa a una administración periódica o continua.
La Tolerancia a la droga ocurre cuando el organismo se adapta a una determinada cantidad (dosis) de fármaco y se da una reacción menor del organismo, lo que ocasiona que una persona necesite dosis mayores del fármaco o droga con la finalidad de que obtenga el mismo efecto inicial.
Asimismo la " Tolerancia Cruzada " ocurre cuando un individuo tolera drogas de la misma especie o de otro tipo (alcohol o marihuana).

Reacciones que produce el consumo de drogas:
Modifican y alteran el comportamiento psicológico, físico, social de una persona, además de ocasionar dependencia física y emocional.

Heparina


¿Qué es?
La heparina es una sustancia natural de la sangre que interfiere con el proceso de la coagulación sanguínea. Actúa sobre una sustancia llamada trombina, que juega un importante papel en la formación del coágulo en la sangre.

¿Para qué se utiliza?
Prevención y tratamiento de la trombosis venosa profunda (presencia de un coágulo localizado en las venas de las piernas).
Prevención y tratamiento del tromboembolismo pulmonar (presencia de un coágulo móvil localizado en el pulmón).
Prevención de la formación de coágulos en pacientes sometidos a una intervención quirúrgica, a diálisis o a una transfusión sanguínea.
Coagulación intravascular diseminada.
Tromboembolismo arterial (presencia de un coágulo móvil localizado en una arteria).
Prevención del tromboembolismo cerebral (formación de un coágulo localizado en el cerebro).
¿Cómo se utiliza?
En España existen comercializadas formas parenterales de heparina (jeringas precargadas, viales y ampollas) destinadas a su administración directamente en una vena (intravenosa) o debajo de la piel (subcutánea).

Existe otra forma de administración del medicamento, vía tópica, pero no se describe en esta ficha. Para más información consulte la ficha heparina (vía tópica).

La dosis adecuada de heparina puede ser diferente para cada paciente. Ésta depende de la edad, del peso del paciente y de la patología que se desee tratar. A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas. Pero si su médico le ha indicado otra dosis distinta, no la cambie sin consultar con él o su farmacéutico.

Dosis subcutánea en adultos:
Tromboembolismo: La primera dosis será de 250 UI por kg de peso. La dosis posteriores serán determinadas en cada caso. La administración se realiza cada 12 horas.
Prevención de la formación de coágulos: De 5000 a 7500 UI administrados cada 8 ó cada 12 horas.
La administración de la inyección subcutánea debe hacerse preferentemente en el abdomen, separando la piel con dos dedos para formar un pliegue. Debe hacerse presión sobre el lugar de inyección durante 2 minutos. Es aconsejable alternar los lados izquierdo y derecho.

¿Qué precauciones deben tenerse?
Es importante respetar el horario pautado. Si se le olvida una dosis, adminístrela tan pronto como sea posible y vuelva a la pauta habitual. Pero si falta poco tiempo para la próxima dosis no la duplique y continúe con el medicamento como se le había indicado.
Su médico le realizará análisis de sangre periódicos mientras reciba este medicamento.
Conviene comunicar a su médico, dentista, enfermera o farmacéutico que está en tratamiento con este medicamento. Se recomienda llevar una identificación visible en la que se indique que está en tratamiento con heparina.
La heparina debe administrarse con especial precaución en caso de padecer alguna de las siguientes enfermedades: problemas de coagulación de la sangre, hemofilia, hemorragias, úlcera de estómago, diabetes, hipertensión arterial, enfermedad del hígado o del riñón o tuberculosis.
La heparina interacciona con un gran número de medicamentos. Antes de tomar cualquier medicamento (incluidos analgésicos como la aspirina) consulte a su médico o farmacéutico.
Comunique a su médico si recientemente ha tenido un parto o una intervención quirúrgica, dental u ocular, si ha sufrido un traumatismo o si tiene prevista alguna operación próximamente.
Mientras esté en tratamiento con heparina debe evitar practicar deportes o actividades en las que es fácil sufrir una herida, un traumatismo o un corte. En caso de que se produzcan consulte a su médico.
Está aceptado el empleo de la heparina en niños, aunque debe administrarse con precaución en recién nacidos.
Se recomienda usar con precaución la heparina en ancianos, especialmente en mujeres y en pacientes con enfermedades del hígado o del riñón.
¿Cuándo no debe utilizarse?
En caso de alergia a la heparina. Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de administrar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.
¿Puede afectar a otros medicamentos?
Algunos medicamentos que pueden interaccionar con heparina son: anticoagulantes orales (acenocumarol, warfarina), medicamentos antiagregantes plaquetarios (ácido acetilsalicílico o aspirina, clopidogrel, dipiridamol, ticlopidina, triflusal), dextrano, epoetina, ácido valproico y antibióticos del grupo de las cefalosporinas, entre otros.
Informe a su médico o farmacéutico de cualquier otro medicamento que esté tomando.
¿Qué problemas pueden producirse con su empleo?
Los efectos adversos de este medicamento son, en general, mpoco frecuentes pero pueden ser importantes. La heparina puede causar hemorragias que, en ocasiones, se puede manifestar como presencia de sangre en la orina o en las heces.
Raramente puede ocasionar manifestaciones alérgicas como picor, asma, rinitis o urticaria, así como hematomas o enrojecimiento de la piel en el lugar de la inyección.
La heparina también puede producir otros efectos. Consulte a su médico si advierte algo anormal.
¿Puede utilizarse durante el embarazo o la lactancia?
La heparina no atraviesa la placenta humana y se utiliza en algunos casos durante el embarazo. No obstante, entre otros efectos, puede aumenatr el riesgo de hemorragia en la madre cuando se administra al final del embarazo o en el postparto. Por ello, se administrará con precaución durante el embarazo y únicamente bajo control médico.
La heparina no pasa a la leche materna. Sin embargo, debe administrarse con precaución durante la lactancia materna ya que podría causar problemas de huesos en la madre.
¿Necesita receta médica?
Sí.

¿Cómo se conserva?
Mantener el medicamento en un lugar fresco, sin humedad, lejos de fuentes de calor y luz directa.
No dejar al alcance de los niños.

Farmacos en Embarazos




Aunque parezca difícil de creer, el 90 por ciento de las mujeres consume algún tipo de fármaco durante su embarazo, desde medicamentos con receta o venta libre hasta drogas ilegales, pasando por el alcohol y el tabaco.
Así como los nutrientes requeridos por el feto llegan a él a través de la placenta, lo mismo ocurre con cualquier tipo de fármaco o droga, y si bien la sangre de la madre no se mezcla con la del feto, cualquier molécula existente en la sangre de la primera es recibida por el segundo. El consumo de fármacos causa un porcentaje del 2/3 por ciento de las anomalías congénitas.

El consumo de fármacos en el embarazo puede causar la muerte del feto; en el menor de los casos, lesiones varias y desarrollo anómalo, es decir que la criatura no evolucionará como originalmente dictaban sus genes.

Entre las consecuencias del uso de farmacos durante el embarazo se destacan :

» Alteración de la funcionalidad de la placenta: los vasos sanguíneos se estrechan, limitando el normal pasaje de oxígeno y nutrientes.

» Contracciones en los músculos uterinos : lesiones sobre el feto por insuficiencia sanguínea.

» Efectos anómalos en la madre : afectan indirectamente al embrión.



Las consecuencias nocivas de un fármaco corren en función de la edad del feto, y, por supuesto, de la clase y potencia del fármaco empleado.

Etapas del embarazo
» Fase de embrión (primeros veinte días de óvulo fecundado) : el embrión puede morir o bien no ser afectado.

» Período de organogénesis (entre la tercera y octava semana) : es donde se producen facilmente malformaciones por tratarse del más sensible.

» Período de desarrollo (posterior a la organogénesis) : malformaciones menos probables, pero el crecimiento normal de los órganos fetales es factible de ser alterado.

El uso de fármacos posterior a la etapa de desarrollo de los órganos no mostrará anomalías congénitas evidentes, pero muy probablemente afecten el normal crecimiento y función de tejidos y órganos.

¿Qué es la Farmacologia?


La farmacología es la ciencia que estudia el origen, las acciones y las propiedades que las sustancias químicas ejercen sobre los organismos vivos. En un sentido más estricto se considera la farmacología como el estudio de los fármacos, sea que ésas tengan efectos beneficiosos o bien tóxicos. La farmacología tiene aplicaciones clínicas cuando las sustancias son utilizadas en el diagnóstico, prevención, tratamiento y alivio de síntomas de una enfermedad.

Tambien podemos hablar de Farmacologia como el estudio unificado de las propiedades de las sustancias químicas y de los organismos vivientes y de todos los aspectos de sus interacciones, orientado hacia el tratamiento, diagnóstico y prevención de las enfermedades.




Aplicación:
La farmacología como ciencia abarca el conocimiento de la historia, origen, propiedades físicas y químicas, asociaciones, efectos bioquímicos y fisiológicos, mecanismos de absorción, biotransformación y excreción de los fármacos para su uso terapéutico o no. Otra aplicación de la farmacología se da en la agricultura para acelerar crecimiento de las plantas y eliminar plagas.

La farmacología es una de las ciencias farmacéuticas principales, siendo una aplicación química de una mezcla entre biología molecular, fisiología/fisiopatología, biología celular y bioquímica. Aunque la farmacología destaque sobre las otras ciencias farmacéuticas, no es más importante que las otras (química farmacéutica, farmacognosia, botánica farmacéutica, fitoquímica...). Todas ellas se apoyan mutúamente y resulta muy infrecuente que una trabaje aislada de las demás.